Deslumbra a tu pareja con este menú para una cita romántica en casa

Lo has vuelto a hacer. Te envalentonaste hablando de lo bien que cocinas y la poca falta que te hace tu madre desde que aprendiste a diferenciar un puerro de un apio, y al final has acabado aceptando a prepararle una cena romántica al bombón con el que llevas saliendo tan solo un par de meses. ¡Horror! ¿Qué vas a hacer ahora? Pas de problème, que dicen en la bella Francia. Con este menú quedarás como un gran chef.

Entrante: ensalada de cangrejo, del blog Cocinillas de El Español

Esta refrescante ensalada es una manera ideal para comenzar la noche. Es muy ligera y ni qué decir tiene que está buenísima.

Necesitarás:

  • 2 huevos duros
  • 9 palitos largos de cangrejo (surimi)
  • 8 rodajas de piña en su jugo
  • 4 cucharadas soperas de mayonesa
  • 2 cucharadas soperas de kétchup
  • Vinagre de vino o de manzana
  • Sal

Pon los huevos a cocer. Recuerda que diez minutos es el tiempo perfecto y que para echarlos en la olla puedes ayudarte de una cuchara, de esta manera evitarás que se casque la cáscara y la clara se escape en hilillos (es algo que a mí personalmente me irrita mucho).

Deja las piñas en un colador para que escurran el jugo mientras se cuecen los huevos y picas el surimi bien pequeño. Trocea la piña una vez haya liberado todo su jugo (si todavía contienen jugo esto variará el sabor y la textura de la ensalada). Junta piña y surimi en una ensaladera.

Cuando los huevos estén listos, deshazte de la cáscara (faltaría más) y pícalos en trozos tan grandes como a ti te parezca oportuno. Únelo a la piña y al surimi y prepárate para elaborar la salsa.

Para ello, simplemente mezcla la mayonesa con el kétchup y unas gotas de vinagre. Mezcla con cuidado en la ensaladera hasta que todo esté integrado y acuérdate de echarle sal. Reserva en la nevera hasta que llegue el gran momento.

Para presentar, utiliza un molde redondo y decora con una ramita de perejil en lo alto.

Segundo: salmón con mostaza a la antigua y cava, de Directo al Paladar

El salmón es un pescado elegante y muy sabroso. Todavía no he conocido a nadie a quien no le guste y con esta salsa estoy segura de que conseguirás marcar puntos.

Necesitarás:

  • 2 rodajas de salmón fresco
  • 1 cucharada de mostaza a la antigua
  • 2 cebolletas
  • 130 g de mantequilla
  • 300 ml de cava (o sidra achampanada)
  • Sal y pimienta

Lava y seca el salmón. Después cocínalo al vapor durante unos diez minutos.

En una sartén calienta 30 gramos de la mantequilla y sofríe las cebolletas (previamente picadas muy finas) durante cinco minutos.

Echa el cava en la sartén donde estás sofriendo las cebolletas y deja que reduzca hasta que solo te quede la mitad. En este momento añade lo que queda de la mantequilla (en dados) y la mostaza y remueve muy bien hasta que la salsa quede homogénea. Por último, salpimenta.

Presenta el salmón cubierto con la salsa y acompáñalo de un arroz en blanco que quedará muy rico con la salsa.

Postre: yogur griego con mango y frutas rojas, de La Cocina de Frabisa

Este postre resulta muy saludable y ligero y bien presentado tiene un aspecto increíblemente llamativo que hará que la boca de tu cita se haga agua. Además, es sencillísimo de preparar.

Necesitarás:

  • 150 g de mango fresco
  • 10 frambuesas
  • 60 g de arándanos
  • 2 yogures griegos de straciatella
  • 60 g de migas de bizcocho de chocolate o magdalenas
  • Salsa de frambuesas
  • 2 pequeñas galletas de mantequilla
  • Menta o hierbabuena

Desmiga el bizcocho o las magdalenas y coloca las migas en la base de la copa.

Corta el mango en trozos pequeños y colócalo ahora sobre la base de bizcocho.

Coloca posteriormente una capa gruesa de yogur, después los arándanos, otra ligera capa de yogur y sobre esta las frambuesas para crear estratos de colores.

Por último, dispón una galleta de mantequilla en cada copa y las hojas de hierbabuena. Decora con la salsa de frambuesas.

Et voilà! (Uy, qué afrancesada estoy hoy) Ya tienes preparada una muy sencilla, barata y deliciosa, por no decir llamativa, cena romántica. Quedarás súper bien, y con un poco de suerte esto te motivará a cocinar más a menudo.

Si no, bueno… Controla mejor tu lengua  😛

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *