Recetas especiales: merluza rellena de champiñones y gambas

La merluza es un pescado blanco riquísimo y sabroso, además de muy saludable ya que contienen pocas grasas insaturadas y proteínas similares a las de la ternera, vitaminas del grupo B y ácido fólico. Aunque a menudo ha sido minusvalorada, lo cierto es que la merluza es un pescado que, cuando es muy fresco, resulta perfecto para casi cualquier ocasión. En este caso la vamos a cocinar con gambas y champiñones para darle un toque elegante y elevarla a la categoría de plato de lujo.

Para cuatro personas necesitarás:

  • 1 kg de merluza fresca (a ser posible la cola, que es más fácil de rellenar) (Pide en la pescadería que te la abran y preparen para rellenar)
  • 2 patatas medianas
  • 1 cebolleta pequeña
  • 250 g de champiñones
  • 200 g de gambas peladas
  • 200 ml de vino blanco
  • Una cucharadita de maicena
  • Pimienta negra
  • Ajo granulado
  • Sal
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Perejil fresco

Precalienta el horno a 200 º C y engrasa la fuente grande que utilizarás para cocinar tu merluza.

Si te atendieron bien en la pescadería y te prepararon el pescado para rellenar sin más, estupendo. Si no, puedes hacerlo tú misma/o abriéndola con cuidado y retirando la espina central.

Lava las patatas, pélalas y córtalas en rodajas de algo menos de un dedo de grosor. Fríelas ligeramente y sin usar mucho aceite, consiguiendo que se doren por ambos lados dándoles la vuelta a menudo. Reserva el aceite, coloca las patatas en la fuente que tenías engrasada y salpimenta. Hornea durante unos 15 minutos con un chorro de vino blanco.

Pica la cebolleta y los champiñones. Pocha la cebolleta en el aceite que acabas de usar para las patatas e incorpora los champiñones cuando la cebolleta esté transparente; cocina a fuego fuerte hasta que los champiñones se reduzcan a la mitad de su tamaño. Añade las gambas troceadas, salpimenta y agrega la cayena desmenuzada. Saltea a fuego medio y cocina hasta que reduzca el líquido.

Abre la merluza, sazona con ajo y reparte el relleno de los champiñones y las gambas, sin pasarte ¡o no podrás cerrar la merluza! Ciérrala presionando con suavidad y ata con hilo de cocina. Saca la fuente de patatas del horno y coloca la merluza en ella, riega con un chorro de vino blanco y hornea durante otros 20 o 25 minutos.

Calienta los jugos de los champiñones y las gambas en la sartén que estabas utilizando y añade un poco de agua y vino blanco. Utiliza una cucharadita de maicena diluida en agua fría para que ligue la salsa y cocina a fuego fuerte hasta que espese. Añade el perejil y la pimienta.

Sirve la merluza en porciones y salsea en el plato.

Como puedes comprobar esta es una receta muy completa que solo puede ser mejorada con una ensalada ligera o un buen postre. No obstante, si no te apetecen las patatas puedes utilizar otras verduras como calabacín o berenjenas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *